DISCIPULAR

medidas20ovejas

 

El Discipulado es el proceso por el cual el creyente será educado en la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo, yo le llamo también Cristianizar, en otras palabras se busca formar el carácter del Señor en el cristiano no por sabiduría humana sino por la unción del Espíritu Santo, que es nuestro ayudador, consolador y maestro en este proceso.

 

Hacer discípulos es un mandamiento del Señor como dijo: “Id y haced más discípulos” (Mt 28:19), semejante a “Id y predicad el evangelio a toda criatura, el que crea y sea bautizado será salvo, mas el que no crea será condenado”. Podemos ver que predicando el evangelio de Jesús es que se forman los discípulos, como también dijo “bástele al discípulo ser como su maestro, y al Siervo como su Señor”. Tenemos promesa de llegar a la estatura de Cristo, ser luz en el mundo tal como cuando el Señor estuvo manifestado en carne, “el verbo se hizo carne y habitó entre los hombres”.

 

Los discípulos no son más que su maestro ni el Siervo más que su Señor,  la palabra del Señor nos enseña que a los discípulos del Señor, es decir, a los que creen en su nombre, guardan los mandamientos de Dios y llevan en sus vidas el testimonio de Jesucristo se les llamó por primera vez en Antioquía: “Cristianos” (Hch 11:26). Esto me dice que ser Cristiano es ser Discípulo del Señor, esto me dice que debo caminar conforme caminó el Señor: Haciendo su voluntad mas no la mía, y su voluntad agradable y perfecta es mi Santificación.

 

Un verdadero discípulo del Señor debe estar lleno del Gozo y del Espíritu, sin satisfacer los deseos carnales que van contra el Espíritu. El Señor fue tentado de todas las formas y no pecó. De modo que si somos sus discípulos también nos ha sido dado amor, poder y dominio propio por el Espíritu Santo de la promesa.

 

Cuando eres Discípulo del Señor, está en tu corazón hacer su obra, ser utilizado por Dios para su gloria, ganando almas para él, justificándolas y discipulándolas tal como lo hizo un Siervo contigo, ve y gana almas a Cristo,  discipulalos y forma con la ayuda de Dios buenos soldados de Jesucristo, obreros aprobados por Dios, llenos del Espíritu Santo y del amor de Dios manifestado en sus corazones para salvación de los hombres.

 

Si en lo poco le somos fieles en lo mucho nos pondrá, el Señor tuvo muchos discípulos, pero gran parte lo dejo porque les parecía dura su palabra, tu debes tener la actitud del Apóstol Pedro cuando dijo: “A donde iré si sólo tu tienes palabras de vida eterna”.

 

El que no se niega a si mismo no puede ser discípulo del Señor. Muchos dejamos deleites por amor de su nombre, pues es mejor ejercitarnos para la piedad. Si obedeces su palabra poniéndola en práctica serás llamado grande en los Cielos. No pelees con tu consiervos por ver quien es el mejor. El Señor dijo: “EL QUE QUIERA SER MI DISCIPULO TOME SU CRUZ Y SÍGAME”, “EL QUE QUIERA SER EL MAS GRANDE HÁGASE SIERVO DE TODOS”

¡Sigue los pasos del Señor, como dijo Pablo: Imítenme como yo imito a Cristo. El creyente debe imitar al Maestro, a nuestro Señor y único Salvador de nuestras almas JESUS! 

Publicado en Nuestra Visión. Etiquetas: . Leave a Comment »