ENVIAR

bible_1

“Yo os envío como ovejas en medio de lobos” (Mt 10:16). Esta es la expresión que a muchos nos acobarda, pero debes saber que el que te envió no es hijo de hombre para que mienta, tienes grandes promesas en la palabra del Señor que te ayudará cuando hayas sido enviado.

 

Recuerda a Moisés cuando quiso por sus fuerza librar a su pueblo, y por correr terminó matando a un egipcio teniendo que escapar. Se internó con su suegro apacentando ovejas hasta el día en que fue enviado por Dios. Moisés puso excusas como “soy tartamudo”. Así muchas veces por temor o vergüenza ponemos excusas para no hacer la obra de Dios. Y pensamos que predicándonos entre nosotros estamos cumpliendo cuando el Señor quiere que prediquemos donde otros no han entrado, para no gloriarnos en obra ajena. En las plazas y calles de tu ciudad hay mucha gente que está cautiva en su propio “Egipto”, y están esperando que les presentes al libertador de sus vidas : JESUS. El Señor te ha dado un vara como la de Moisés (su palabra), utilízala y verás las maravillas de Dios.

 

El Señor quiere personas valientes que puedan decir como aquel siervo: “heme aquí, envíame a mi”. Mucha gente vaga sin Cristo. El Señor les envió de dos en dos (Mr 5:12) , pues donde hay dos o más congregados en su nombre, él está en medio de ellos.  El Señor nos envía a hacer su voluntad no la nuestra tal como el hizo (Jn 5:30), el Señor siempre manifestaba que hacía lo que su Padre le decía, y así como lo envió su Padre, así nos envía a nosotros (Jn 6:57). Cuando el Señor oraba por sus discípulos tal cual debemos hacer los Siervos que adoptamos su modelos (Jn 17:8,18;  20:21).

 

Es necesario la humildad en nuestro caminar en Cristo, pues de él es todo y sin él nada tendríamos, y lo que tenemos de gracia lo hemos recibido. Como la unción del Espíritu que es necesaria y fundamental para ser enviado. Podemos ver que el Señor los envió después de haber recibido la promesa del bautismo de fuego y Espíritu Santo antes anunciado por sus Siervos los Profetas. Pues el evangelio del Señor no consiste en palabras solamente sino en demostración del Poder del Espíritu Santo. La manera de ser enviado es por revelación del Espíritu de Dios (Hch 15:30). Y como está escrito: “¿Cómo invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿y cómo predicarán si no fueren enviados?

 

Como está escrito: ¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! (Hch 10:14-15)

 

Si estas siendo discipulado, espera el tiempo del Señor en que revelará por el Espíritu Santo al Siervo cuando serás enviado. Recuerda que nada hará sin antes revelarle a sus siervos los profetas . Y si ya has sido enviado no temas ni desmayes que Dios respalda a los justos.

Recuerda la mano de Dios con Moisés cuando sacó al pueblo de Egipto, no con su sabiduría ni su poder sino con el Poder de lo Alto. “No es con espada ni con ejército, es con su Santo Espíritu. 

 

¡Y si él es contigo, quien contra ti!  Si no has recibido la unción del Espíritu Santo, pídele al Padre que dará sin reproche a todo aquel que se lo pida, pero pide con fe no dudando nada, pues el que duda no piense que recibirá algo del Señor. Sin fe es imposible agradar a Dios. Recuerda no por vista, sino por fe. Que Dios guarde tu caminar en el nombre de Jesús. Amén.

Publicado en Nuestra Visión. Etiquetas: . Leave a Comment »